miércoles, 17 de julio de 2013

La hidra de la Piedra del Medio y el Dragón de Atures

La mitología primitiva no sólo era capaz de concebir seres humanos de estructuras y formas inauditas como los Ewaipanomas con los ojos en el pecho, sino dentro de la zoología, dragones con alas y aliento de fuego o culebras de múltiples cabezas como la supuesta Hidra de siete cabezas que según la creencia popular mora bajo la Piedra del Medio de Ciudad Bolívar.

La Piedra del Medio, llamada antiguamente, Piedra del Arbolito, en alusión al árbol centenario que sobre ella creció y permaneció hasta que manos misteriosas lo talaron  antes de que asomara el siglo veinte, es monumento natural, identificador de Ciudad Bolívar y símbolo estampado como emblema en el escudo del Estado al culminar la Guerra Federal en 1864.
El padre José Gumilla, quien durante 35 años se avecindó a lo largo del Orinoco de 1715 a 1750, da cuenta de este árbol: “En medio de la Angostura se levanta un prominente promontorio de piedra viva de cuarenta varas de alto, sobre el cual hay un solo árbol, cuyas raíces por marzo se ven entre la hendiduras del peñasco lamiendo el agua.  En parte de julio y todo el mes de agosto no se ve del tremendo risco parte alguna y sólo por la seña del árbol que tiene encima huyen del peligro los navegantes”.
 Igualmente con el cognomento de Orinocómetro quedó registrada en la “Memoria Estadística de Venezuela” año 1873, que dice: “En el medio del río hay un Orinocómetro natural que llaman La Piedra del Medio y sirve par medir el agua que pasa por delante de Angostura.  Le hemos dado ese nombre por imitación  de los “Nilómetros” (instrumento para medir la creciente del Nilo en Egipto).  Si en la menguante del Orinoco tomamos 60 pies por término medio de su profundidad, 2 pies por su velocidad en cada segundo y 2.000 por su anchura, resultaría que pasa por delante de Angostura 240.000 pies de agua por segundo, un volumen igual al que lleva el río Ganges en su creciente”.
La Piedra del Medio, como Escila y Caribdis, de las famosas Rocas Erráticas que estremecieron las naves de Ulises mientras navegaba de regreso a su lejana y amada Itaca, también tiene sus monstruos o, según la leyenda indígena, una descomunal culebra se siete cabezas que succiona el agua del río dando lugar a peligrosos estiajes o reflujos. Ese succionar cuando el monstruo está my sediento, según la creencia, es capaz de absorber como tromba todo cuanto se acerque por las inmediaciones de la Piedra, bajo cuya base el monstruo tendría su guarida. Ello explicaría la desaparición de curiaras, nadadores, pescadores, y hasta de una chalana llamada “La Múcura” que cargada de vehículos pesados se hundió el 27 de febrero, martes de carnaval, de 1952. Tales accidentes han reforzado la creencia y servido de pábulo a la imaginación popular tan sensible a las homéricas fantasías de la Odisea.
         Atraído por la leyenda, años atrás, llegó hasta aquí un barco del Instituto Oceánico de la UDO a detectar con sus ondas ultrasónicas lo que de verdad pudiera existir por los alrededores de la Piedra del Medio y localizó una depresión en forma de embudo que alcanza a la increíble profundidad de 150 metros bajo el nivel del mar. En esa fosa donde se arremolinan las aguas del Orinoco en crecida pudiera estar la clave del reptil de siete cabezas que atormenta y devora a los desprevenidos.
Los misioneros jesuitas establecidos en el siglo dieciocho por la región del Alto Orinoco próxima a los raudales de Atures y Maipure, captaron de los habitantes autóctonos del lugar de la existencia de un saurio con todas las señales de un Dragón. Ese dragón sería como en el Jardin de las Hespérides, el guardián de aquellos bosques, manifestado a través de la violencia de los raudales para impedir su acceso.
Los expedicionarios que desde la época de la Conquista se afanaron en buscar las fuentes u origen del Orinoco, se encogían de temor ante ese innavegable obstáculo de los Raudales de Atures y Maipures. José Solano, comisionado de límites, remontando al Orinoco en 1756, casi es convencido por los sacerdotes para que desistiese de la temeridad de pasar a los raudales. Pero el expedicionario fingió un día ir a pescar y sin que misioneros e indígenas se percataran, realizó la proeza de atravesar los raudales y dicen las crónicas de la época que el Padre Superior de los Jesuitas, al conocer la noticia, dijo a Solano: “Me alegro que haya Ud. sujetado al dragón mientras estaba dormido, que al despertar con las crecientes ha de bramar por hallarse burlado”.
En la mitología griega Ovidio pinta la hidra como monstruo de siete cabezas que vivía en un pantano cerca de Lerna, Grecia. Era amenaza para todos los habitantes de Argos pues tenía un aliento mortalmente ponzoñoso y cuando le cortaban una de sus cabezas, crecían dos en su lugar. Hércules, a quien se envió a matarla, logró eliminarla quemando sus cabezas y sentando la principal bajo una enorme roca.  Con la hidra de la Piedra del Medio no hizo falta Hércules sino el barco “Guaiquerí II de la UDO invitado por el doctor José Nancy Perfetti.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada