miércoles, 3 de julio de 2013

El Indio Guaikeri que acompañó a Humboldt


El indígena de la raza Guaikerí, Carlos del Pino, acompañó a Humboldt y Bonpland durante su exploración científica por el Orinoco, pero murió en Angostura luchando contra la implacable zoonosis de la selva.

Este era un indígena de la raza guaikerí, vigoroso y fuerte como todos los hombres del mar, que desde niño soñaba con ir más allá de la Isla de Coche y de las costas de la Nueva Andalucía, pero su piragua hecha con el robusto tronco de un árbol no podía remontar las olas altas como los barcos españoles que desde 1492 llegaban por aquellos mares.
            ¡Si alguna vez pudiera penetrar el horizonte desde la jarcia de uno de esos     barcos! - soñaba Carlos del Pino que así se llamaba aquel indio guaikerí de piel cobriza, sagaz observador y siempre desnudo hasta la cintura.
La mañana del 15 de julio de 1799 cuando iba de patrón en su piragua con varios de su raza a buscar madera de construcción en los bosques de cedro que se extiende desde el Cabo de San José hasta más allá de la desembocadura del río Carúpano, sin más bastimento que cocos y pescado frescos, observó que un barco español fondeaba cerca de la Isla de Coche, izaba el estandarte de Castilla y lanzaba cañonazos.     Temeroso y sin saber de qué se trataba, en vez de huir como lo hacían otras piraguas, Carlos del Pino puso proa hacia la corbeta.
Era el “Pizarro” donde viajaban hacía 40 días, desde el puerto de la Coruña en España, los naturalistas Alejandro de Humboldt y Amadeo Bonpland, a los cuales le llamó la atención aquella pequeña isla baja con médanos enclavados, aparentemente deshabitada y llena de cactus cilíndricos, semejantes a candelabros.
Como las sondas habían indicado poca profundidad, no desembarcaron sino  que escudriñaron  la isla a través del catalejo. Así que luego de varias horas levaron anclas y navegaron hacia el Oeste, rumbo a Cumaná. A bordo iba el indio Carlos del Pino. Había abandonado a sus compañeros para desde las jarcias de una corbeta realizar el sueño de ver el horizonte verde donde quedaría para siempre.
En el trayecto el indio entretenía a Humboldt y a Bonpland con relatos de su tierra. De esta manera se enteraron de que a pocas millas de la costa existía una faja de tierra montuosa y fría, habitada por españoles y de que en las llanuras viven dos especies de cocodrilos así como boas, anguilas eléctricas y varias especies de jaguares. Humboldt comenzó a despertar su extraordinaria curiosidad por las maravillas del país que comenzaba a visitar.
Le inspiró el indio tanta confianza y sabiduría que se lo llevó consigo de ayudante por todo su recorrido recolectando plantas y animales, estudiando y analizando el calor, el contenido magnético y eléctrico de la atmósfera, determinando longitudes y latitudes geográficas, midiendo montañas e investigando al fin todo el poder viviente de la naturaleza.
Para todo venía muy bien, en una u otra tarea, el indio Carlos del Pino que de lobo de mar se veía de pronto convertido en alumno de la ciencia. Acostumbrado al viento franco y a la inmensidad del mar, le parecía muy poca cosa aquellos ríos, sin embargo, experimentaba cierto sobrecogimiento por las selvas presintiendo como mal augurio que sería al fin atrapado por ella.
Por eso, luego de varios meses de recorrido, quería dejar atrás el Apure, el Orinoco, el Atabapo, Río Negro y el Casiquiare para retornar pronto al mar con los suyos, pero tal como lo presentía, llegando a la Angostura del Orinoco, la malaria comenzó a minar su cuerpo y la miel mezclada con extractos de quina no pudo, como a Humboldt y Bonpland, salvarle la vida. Murió a los ocho días de haber llegado a aquel puerto fluvial de la colonia gobernado por don Felipe Inciarte. De Carlos del Pino nunca más se supo en la tierra de los guaikeríes. Se quedó para siempre sembrado en Angostura el indio que renunció al mar para descubrir  el horizonte insondable de la selva.
Muchos años después, el marino Antonio Coello Fernández, de tanto escuchar por las noches a su abuela narrar la aventura del indio guaikeri, anheló la oportunidad, hasta que le llegó sorpresiva e increíblemente, de renunciar al mar, aunque  temporalmente, para descubrir el horizonte insondable de la selva.

            La oportunidad se la ofrecieron en bandeja de plata los hermanos Constantino Georgescu Pipera  y Paúl Georgescu Pipera, quienes con el camarógrafo  Mark Mikolas realizaron el proyecto de navegar durante dos años, la vía fluvial que une a Venezuela con Argentina a través del Orinoco, Amazonas y Río de la Plata. En total  40.000 kilómetros de navegación a bordo del peñero margariteño “Niculina”. Fue la expedición más extensa que se ha hecho por la red hidrográfica suramericana de Venezuela a Argentina, ida y vuelta, pasando por Brasil, Bolivia, Paraguay, Perú, Ecuador y Colombia.  Antonio Coello Fernández, patrón del peñero, se negó por superstición hacer escala en Angostura.  Distinto a su paisano Carlos del Pino, retornó al mar  donde continúa navegando y contando a cada pasajero su proeza de mar y río que le ha valido un lugarcito en la historia de la ansiada navegación por tierras del Hinterland suramericano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada